¿Tiene Francisco el espíritu del anticristo?

6 de octubre de 2018

En septiembre de 2018, Francisco visitó los países bálticos. Sin embargo, él actualmente está bajo la presión del público mundial debido a la pregunta sin respuesta sobre los delitos homosexuales en los puestos más altos de la Iglesia. Él guarda silencio y no solo protege estos crímenes, sino que incluso los promueve e indirectamente ataca a aquellos que exigen que la Iglesia sea limpiada de ellos.

Para promover el homosexualismo y el autogenocidio de la Iglesia, Francisco usa el método del anticristo de términos positivos. Él incluso abusa de las Escrituras, a saber, del momento más delicado: del testamento de Cristo desde la cruz, cuando Cristo entrega a Su Madre al discípulo.

Al principio, Francisco se ganó el afecto del público, diciendo: “¡Muéstrate, Madre!, haz evidente en qué sitios está tu Hijo crucificado, para encontrar a sus pies tu firme presencia”.

Estas impresionantes palabras dijo en Letonia. El auditorio no sospechó en absoluto que los manipuló deliberadamente para que abrieran sus corazones … y luego, en la siguiente etapa, para que inconscientemente —como un subtexto— abrazasen el espíritu de homosexualismo que Francisco lleva y promueve.

 “María se muestra en primer lugar así: al lado de los que sufren, de aquellos de los que todo el mundo huye, incluso de los que son enjuiciados, condenados por todos”.

Francisco promueve el lobby homosexual en la Iglesia. Este es el programa principal de su “misión”, junto con la islamización. ¿Qué personas extrañas son las que sufren si el mundo huye de ellos? Como se puede fácilmente deducir, Francisco está hablando de homosexuales de nuevo. Lo que describe Francisco no es como María se muestra en primer lugar. María siempre llama al arrepentimiento, y esto también se refiere a los homosexuales, porque de lo contrario terminarán en la perdición.

“No se trata solo de que sean oprimidos o explotados, sino de estar directamente ‘fuera del sistema’, al margen de la sociedad. Con ellos está también la Madre, clavada junto a esa cruz de la incomprensión y del sufrimiento”.

Los homosexuales hoy no son oprimidos por nadie, ni están “fuera del sistema”; al contrario, son ellos los que intentan subyugar a la sociedad. Es su adicción inmunda que los pone fuera de la sociedad de personas morales. Promueven leyes que privilegian a los homosexuales y castigan a los inocentes como los llamados homofóbos. La Madre de Dios está con las madres a quienes sus amados hijos fueron robados sin razón y puestos en adopción a los homosexuales. ¡Ella está clavada junto a esa cruz de la incomprensión y del sufrimiento!

“Todos los descartados de la sociedad pueden hacer experiencia de esta Madre delicadamente cercana, porque en el que sufre siguen abiertas las llagas de su Hijo Jesús”.

Los descartados de la sociedad son hoy en día los padres que educan a sus hijos cristianamente. De conformidad con las leyes de género supranacionales, que hacen cumplir los “matrimonios” entre personas del mismo sexo y la “adopción” de niños por homosexuales, los niños son robados irremediablemente de sus padres. Estos padres infelices, así como sus hijos robados, pueden hacer experiencia de esta Madre delicadamente cercana, porque en el que sufre siguen abiertas las llagas de su Hijo Jesús.

Por medio de mentiras y manipulación escandalosas, Francisco presenta a los homosexuales como las víctimas que sufren. Sin embargo, nunca mencionó a los que realmente sufren, es decir, los padres y sus hijos robados, ¡y nunca se erigió en su defensa!

“No tengamos miedo de experimentar la fuerza de la ternura y de implicarnos y complicarnos la vida por los otros …”

¡Al contrario, hay que tener miedo! ¡Experimentar la fuerza de la “ternura” tal como lo promueve Francisco, significa pisotear los mandamientos de Dios y acumular para sí mismo el castigo del fuego infernal contra el cual la Santa Escritura advierte! (cf. 2P 2, 6) Aquellos que no temen experimentar esta ternura pervertida y se implicarán, en realidad complicarán no solo sus vidas, sino también las vidas de otros, y, a menos que se arrepientan sinceramente, corren el peligro de ser condenados eternamente.

¡Francisco boicotea todo esto! Los principios de vida que se derivan de las Escrituras y de toda la Tradición de la Iglesia son descritos por él con desprecio como conformismo que hay que eliminar (véase su homilía en el Sínodo de 2018 sobre los jóvenes, 3 de octubre).

„Permanezcamos de pie … ayudando a terminar con cualquier situación de opresión que los hace vivir como crucificados”.

Sí, ¡permanezcamos de pie ayudando a terminar la opresión de los padres cuyos hijos amados les son robados sin razón, de acuerdo con las leyes malvadas, y entregados en adopción a los homosexuales! Debido a este crimen legalizado contra la humanidad, estos padres viven como crucificados. Francisco nunca se ha esforzado para poner fin a esa opresión y ni siquiera lo hará porque sirve al sistema de la muerte y su objetivo es destruir tanto el cristianismo como la familia. Esa es también la razón por la que sigue promoviendo el homosexualismo y la islamización.

“Es cierto que, a veces, cuando nos hemos abierto a los demás nos ha hecho mucho daño”.

Durante su visita a Irlanda (agosto de 2018), Francisco instó a los padres a hacer mucho daño a sus hijos. Les dijo que cuando sus hijos se abrieran a ellos, deberían entenderlos y confirmarlos en la mentira acerca de sus inclinaciones homosexuales. Obedecer estas palabras de Francisco será el crimen más terrible contra hijos propios que han estado expuestos en las escuelas a la ideología de género suicida y no pueden defenderse contra ella.

“…las relaciones que nos sanan y liberan son las que nos abren al encuentro y a la fraternidad con los demás …”

¿Cuáles son, en opinión de Francisco, las relaciones que nos liberan? ¿Las que nos liberan de la ley de Dios y nos abren a la fraternidad con lo que hoy en día se llama el lobby homosexual? Estas relaciones definitivamente no nos curan, sino que infectan el cuerpo y el alma.

“…no dejéis que la exasperación se abran camino en vuestro corazón. Si lo permitiésemos no seríamos verdaderos cristianos, sino fanáticos”.

Francisco cita a un obispo letón que fue perseguido por la fe durante el comunismo. Él usa sus palabras con fines de manipulación psicológica. El propósito es paralizar la resistencia y la exasperación justa con la inmoralidad homosexual. Por eso crea la impresión de que los verdaderos cristianos no pueden, bajo ninguna circunstancia, dejar que la exasperación se abra camino en sus corazones, porque de lo contrario son fanáticos. ¿Por qué Francisco no menciona que Jesús hizo un látigo y echó fuera a todos que contaminaron la casa de Dios?

“… a acoger, a volver a apostar por el hermano, por la fraternidad universal”.

¿Qué entiende Francisco por el término “fraternidad universal” y qué debemos entender por ello nosotros? Este término no es conocido ni en el Evangelio ni en la tradición cristiana. Sin embargo, es bien conocido a un grupo que tiene por objeto la destrucción de la Iglesia y sembra la desmoralización desde hace 300 años. ¿O es esta fraternidad universal un lobby homosexual?

“(María) se acomoda al ritmo del más joven. Siempre cuesta la armonía cuando somos distintos”.

Hoy en día, la ideología de género utiliza el término “diferente” para promover y legalizar el homosexualismo. Francisco otra vez asocia manipuladoramente el término “diferente” con la Virgen María como si ella fuera un modelo para aceptar diferentes personas, es decir, homosexuales. Esto es un grave insulto y manipulación.

“Cuando con fe escuchamos el mandato de recibir y ser recibidos, es posible construir la unidad en la diversidad”.

¿Qué tipo de mandato nuevo es este? Francisco manda a los católicos que reciban la sodomía como un nuevo estándar. Pero esto también requiere una nueva fe, cuyo apóstol hoy es Francisco. Entonces, como él dice, será posible construir la unidad en la diversidad, que, sin embargo, conduce al infierno. Y esto es exactamente lo que Francisco quiere.

“… ver a los otros en su dignidad más profunda, como hijos de un mismo Padre”.

Utilizando el término “dignidad”, Francisco de nuevo revela el vocabulario ideológico de los homosexuales, que utilizan en su esfuerzo por legalizar la sodomía.

Jesús dice a los que no guardan Sus mandamientos: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo. Él ha sido un mentiroso y homicida desde el principio.” (Jn 8) Los homosexuales no solo no guardan los mandamientos de Dios, sino que, junto con Francisco, los abolen por completo. ¿Entonces, quién es su padre?

“María nos quiere regalar su humildad, que la hace adaptarse a las coordenadas de cada momento de la historia”.

La Santísima Virgen de ninguna manera quiere darnos tal pseudo humildad que hace adaptarse a la ideología de género, es decir, a la sodomía. Detrás de estas palabras de Francisco está el espíritu del anticristo. Tal adaptación no es exigida por la Virgen María, sino por el diablo y su siervo Francisco.

“María clama para que en este, su santuario, todos nos comprometamos a acogernos sin discriminarnos”.

El término “discriminación” y las llamadas leyes antidiscriminatorias están directamente relacionadas con la promoción del homosexualismo. ¡María no clama para que nos comprometamos a acoger a un demonio homosexual! Esta es la petitición de Francisco, el siervo del anticristo. La ley de Dios discrimina a los homosexuales, pero es una discriminación que conduce a la salvación, y tal es la “discriminación” contra cada pecador. Cada pecador, si quiere ser salvo, debe arrepentirse, y los homosexuales no son ninguna excepción. Jesús no fue misericordioso con los demonios inmundos y homosexuales, pero los expulsaba y liberaba a sus víctimas. Francisco, sin embargo, no quiere que los homosexuales se arrepientan y sean liberados. Además de esto, ¡él promueve y encubre esta perversión en los puestos más altos de la Iglesia! ¡Qué espíritu pérfido del anticristo está detrás de Francisco que él no teme abusar del nombre de la Madre de Jesús con el propósito de su malvada antimisión que lleva al infierno!

“…recibir a los demás así como vienen y se presentan ante nosotros”.

La Santísima Virgen no nos obliga de ninguna manera a recibir demonios homosexuales en personas engañadas que vienen y se presentan ante nosotros.

Cuando Francisco recibió recientemente a un homosexual —víctima de un sacerdote homosexual— no lo llamó a arrepentirse ni le mostró los medios para aceptar la liberación de Dios, sino que lo confirmó en su condición pecaminosa. Incluso le aseguró falsamente que Dios lo amaba tal como era, aunque no se arrepintiera. Y esto es un crimen.

Actualmente, se celebra el Sínodo de los obispos sobre la juventud. Un cierto obispo de Estados Unidos anunció públicamente que no asistiría al Sínodo porque en esta situación, cuando todo el mundo está escandalizado por los delitos homosexuales, es sobre todo necesario celebrar un sínodo sobre los obispos. Los obispos, en primer lugar, deben ser purificados de los crímenes homosexuales y sólo entonces pueden conducir a los jóvenes a la pureza y la observancia del Evangelio de Cristo y Sus mandamientos.

¿Qué quieren ofrecer a los jóvenes los obispos en su condición? ¿La legalización del homosexualismo y el mal ejemplo de Francisco y de los cardenales y obispos como él? Ahora, incluso las frases más piadosas en el Sínodo sólo sirven para evitar el tema más candente, a saber, la purificación de la Iglesia del lobby homosexual, comenzando desde la cabeza. Para que el Sínodo sea útil a la Iglesia, debe exigir en primer lugar la dimisión de Francisco y de los obispos y cardenales que mantienen la unidad con él en los delitos homosexuales.

En la apertura del Sínodo, Francisco dijo: “Que el Espíritu nos dé la gracia de ser Padres sinodales ungidos con el don de los sueños y de la esperanza para que podamos, a su vez, ungir a nuestros jóvenes con el don de la profecía y la visión.”

El espíritu al que Francisco reza es un espíritu inmundo detrás del lobby homosexual en el Vaticano. ¡A través de Amoris Laetitia, este espíritu viola los principios morales universalmente válidos y los mandamientos de Dios! Francisco reza para que los Padres sinodales sean ungidos por este espíritu, lo que significa que deben recibir este espíritu inmundo, el demonio. Entonces, los “ungidos” deben soñar y esperar para poder ungir incluso a los jóvenes católicos con el demonio impuro de la sodomía.

Conclusión: La evidencia de que Francisco tiene el espíritu del Anticristo es principalmente el hecho de que es capaz de abusar hábilmente incluso de las cosas más sagradas para promover las perversiones y crímenes más graves. ¡Francisco realizó una visita apostólica a los Estados bálticos no como un apóstol de Cristo, sino como un apóstol del anticristo, promoviendo el homosexualismo del cual la Sagrada Escritura advierte hablando del castigo del fuego eterno! (2Pet 2, 6) Bajo su liderazgo, el Sínodo tiene el mismo objetivo: el avance del homosexualismo.

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

+ Metodio OSBMr                   + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios

 

Descargar: ¿Tiene Francisco el espíritu del anticristo? (6.10.2018)

Elige lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.”

Ro 6, 11 (desde 4-11-2018 hasta 18-11-2018)

Reflexión sobre la Palabra de Dios