El secreto de Fátima después de 100 años – Parte secunda: no solo para los políticos (+ vídeo)

13 de octubre de 2017 

Las naciones cristianas han llegado a una etapa en la que las cosas ya no pueden ser llamadas por sus nombres propios, ya sea en en la esfera de la política o la educación o la vida pública en general. Se promueve la llamada corrección política para encubrir los crímenes más graves contra la humanidad.

Esta atmósfera espiritual no permite que el mal sea llamado mal. El mal debe ser aceptado como bien, por lo que la gente no puede defenderse de él. Si hoy en día alguien se atreve a llamar al mal “mal”, es castigado como el criminal más peligroso. (En Alemania, la cobertura mediática de los delitos de migrantes conlleva 5 años de prisión.)

Hay una ley no escrita que la autodestrucción del individuo y de la nación debe ser impuesta bajo el disfraz de términos positivos. Todos deben actuar como peleles siguiendo los dictados de las élites secretas.

El Nuevo orden mundial (NOM) establece el homosexualismo junto con la justicia juvenil y la islamización. Se esfuerza por conseguir los llamados “mil millones dorados”, es decir, un holocausto de seis mil millones de personas. La fuerza ideológica más poderosa detrás de este engaño profesional son Judases en los puestos más altos de la Iglesia. ¡Son ellos quienes han establecido el principio de que el mal no debe ser llamado mal, y la verdad “verdad”! Esto tiene los mismos efectos como si los médicos respondieran positivamente a una infección mortal; causarían la aniquilación masiva de la humanidad.

De acuerdo con este principio, los componentes estatales como la legislación, la policía, el sistema educativo o de salud ya están incorporados en el crimen organizado del holocausto de la humanidad. ¡En estos tiempos la nación sobrevivirá sólo si tiene líderes políticos que llaman al mal “mal” y se oponen a la destructiva ideología y sistema genocida del NOM! ¡A menos que todas las naciones ofrezcan resistencia a la malvada ideología del Nuevo Orden Mundial, serán culpables del holocausto!

Prioridades de las políticas de rescate:

1) Condenar el homosexualismo. Es necesario llamarlo por su nombre propio: perversión sexual (cf. 2 Pe 2, 6). Su consecuencia es el autogenocidio de la propia nación. El Estado debe apoyar sólo a la familia sana compuesta por padre, madre e hijos.

2) Romper el tabú de la cobertura mediática de la justicia juvenil. Los piratas y la escoria de la sociedad dentro del sistema de servicios sociales cometen los crímenes más graves contra los niños. La llamada confidencialidad hipócrita protege a estos satanistas y hace que el sistema maligno se expanda. Alrededor de 100 de los niños robados, abusados mental y sexualmente, se suicidan cada año en Noruega. Cuando estos piratas, resguardados por la policía, irrumpen en las casas, los padres desesperados a menudo ven el suicidio familiar como la única salida (véase numerosos ejemplos de Finlandia…).

¡Las así llamadas naciones cristianas, junto con sus líderes eclesiásticos, que ocupan las posiciones más altas, guardan silencio sobre estos crímenes! De este modo se vuelven responsables e invocan un castigo justo. Si a una madre —cuyo amado hijo ha sido robado— se le permite ver a su niño durante unos minutos después de un mes lleno de desesperación y angustia y ella derrama una sola lágrima durante su encuentro con el niño, es castigada al no poder verlo nunca más. Este es uno de los derechos de las mujeres y los niños en virtud de la Convenio de la ONU. La ONU emite muchos otros convenios estúpidos y malvados (p. ej. Convenio relativo a la Protección del Niño y a la Cooperación en materia de Adopción Internacional). Los niños robados son parte del malvado proyecto “Infancia 2030” (Detstvo 2030).

A menos que los políticos no deroguen estas leyes y proyectos satánicos, la responsabilidad recaerá sobre ellos.

3) Prohibir la ideología de género que niega la realidad más elemental de que un hombre es un hombre y una mujer es una mujer. Las víctimas de esta ideología están desprovistas de pensamiento realista y poseídas por el demonio. La ideología de género es otro proyecto autogenocida del NOM.

4) Prevenir la islamización relacionada con el terrorismo y la extirpación sangrienta de las nacionalidades europeas, la cultura y el cristianismo. ¡La corrección política junto con el pseudo Papa Francisco es un medio de mentiras descaradas y dicta cuotas de admisión de islamistas a las naciones individuales!

5) Exponer la verdad en los medios de comunicación relativa a los crímenes más graves contra individuos y naciones enteras, dictados por organizaciones supranacionales.

6) Derogar todas las antileyes en la legislación impuestas por la ONU, la UE y CE. Estas leyes conducen a la autodestrucción del individuo y la nación y fueron impulsadas por engaño bajo el disfraz de términos positivos.

7) Prohibir las organizaciones que prestan servicio a los arquitectos del NOM aceptando de ellos el dinero de Judas o la promesa de carrera (Rotary International, Club de Leones y otras organizaciones supranacionales como Francmasones …) /cfr. la represión contra las organizaciones fundadas por Soros en Hungría/. 

Aquellos que se oponen al sistema del NOM en la guerra psicológica actual deben estar dispuestos incluso a sacrificar sus vidas. Pero ¡esta lucha vale la pena y es significativa! La nación necesita héroes, profetas, que ven la verdad y la defienden. Todos moriremos algún día, compareceremos ante el tribunal de Dios y nos entraremos en la eternidad. El propósito de nuestra vida no es luchar por una carrera o riqueza material, sino buscar la verdad. ¡Debemos luchar por la verdad y erradicar la fuente del mal (el pecado) en nosotros y alrededor de nosotros!

El sistema del NOM pretende convertir a la gente en demonios de género encarnados y los niños robados en vengadores en su propia sociedad que permitió su abuso. Las personas que promueven e implementan este programa del NOM están condenados a ir al infierno, y el hecho de que lo boicotean no cambia nada al respecto.

Hace 100 años, la Santísima Virgen a través de los niños de Fátima llamó al arrepentimiento dirigiéndose especialmente a los dignatarios de la Iglesia así como a otros pecadores endurecidos.

La cita de la aparición: “Nuestra Señora abrió sus manos. Los rayos de luz parecían penetrar la Tierra, y vimos como si fuera un mar de fuego. Sumergidos en este fuego estaban demonios y almas en forma humana, como tizones transparentes en llamas, todos negros o color bronce quemado, flotando en el fuego, ahora levantadas en el aire por las llamas que salían de ellos mismos junto a grandes nubes de humo, se caían por todos lados como chispas entre enormes fuegos, sin peso o equilibrio, entre chillidos y gemidos de dolor y desesperación, que nos horrorizaron y nos hicieron temblar de miedo. Los demonios podían distinguirse por su similitud aterradora y repugnante a miedosos animales desconocidos, negros y transparentes como carbones en llamas. Horrorizados y como pidiendo auxilio, miramos hacia Nuestra Señora, quien nos dijo, tan amablemente y tan tristemente: Habéis visto el infierno, donde van las almas de los pobres pecadores…”

En otra aparición ella dijo: “Rezad, rezad mucho, y haced sacrificios por los pecadores. Son muchas almas las que van al infierno porque no hay quien se sacrifique y ruegue por ellas”.

También instó a la gente a rezar el Rosario.

El proverbio dice: “Un hombre sabio recuerda el final”.

Cada uno de nosotros se enfrentará a la muerte, al juicio de Dios y luego nos espera la felicidad eterna en la gloria con Dios, los ángeles y los santos, o el sufrimiento eterno en el infierno con satanás, los demonios y la escoria de la tierra. Si nosotros, la gente, no estamos motivados por el amor de Dios y del prójimo para luchar contra el mal, las mentiras y el espíritu de la mentira, estemos motivados, al menos, por el temor al juicio justo y al sufrimiento eterno en el infierno.

El mensaje de Fátima se refiere a cada político y a cada persona. Arrepentimiento —metanoia— un cambio de mentalidad significa romper con la mentira y aceptar la verdad. No es ningún secreto que Cristo es “el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14, 6). Una recompensa eterna y una felicidad interminable están reservadas después de la muerte para quien busca la verdad, ama la verdad y lucha por la verdad. ¡Al final la verdad prevalecerá! (véase Jn 8, 32)

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

+ Metodio OSBMr                   + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios

 

Descargar: El secreto de Fátima después de 100 años – Parte secunda: no solo para los políticos (13-10-2017)

Elige lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Pero la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuera dada a los creyentes.”

Gl 3, 22 (desde 20-5-2018 hasta 3-6-2018)

Reflexión sobre la Palabra de Dios