Sirvamos a Dios

Sirvamos a Dios. Sí, somos débiles, pero el apóstol Pablo dice: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte”. (2 Co 12, 10) Sigo cayendo pero debo arrepentirme. No digas: “Sólo cuando me enmiende, voy a ser un verdadero cristiano”. Lleguemos a Dios como somos, desventurados y miserables. Jesús está esperando que le demos nuestra debilidad, nuestro pecado, porque Él quiere darnos Su perdón y la paz. Él quiere enseñarnos a través de las situaciones, a través del arrepentimiento, para que podamos cambiar nuestra forma de pensar.

 

Descargar: Sirvamos a Dios

 

Elige lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.”

Gl 5, 16-17 (desde 15-7-2018 hasta 29-7-2018)

Reflexión sobre la Palabra de Dios