Éxodo de Babilonia

Leopolis (Ucrania), 15 de junio 2011

 

El 1 de mayo de 2011, por la beatificación de Juan Pablo II, Benedicto XVI aceptó oficialmente el espíritu de Asís – el espíritu del anticristo en la Iglesia y de esa manera expulsó de la Iglesia el Espíritu Santo. Como consecuencia de esto, Dios quitó el sacrificio perpetuo – la Santa Misa (cf. Dan 12,11; Mt 24,15) de la Iglesia apóstata. Todos los obispos y sacerdotes que durante la Santa Misa, mencionando el nombre de Benedicto XVI crean unidad con su apostasía, celebran la Misa inválidamente!

¿Qué puede hacer un sacerdote en esta situación?

1) En primer lugar en el espíritu del verdadero arrepentimiento debe reconocer propia culpa (Hech 2,38), así como el hecho de que sobre él gravita anatema de Dios (Gál 1,8-9), porque hizo unidad con el espíritu de Asís – el espíritu del anticristo.

2) Debe darse cuenta que administra todos los sacramentos inválidamente y lleva a las almas le encomendados a la perdición.

3) El siguiente paso del arrepentimiento es que explique el verdadero estado de la Iglesia a algunos de sus fieles que son capaces de aceptar la verdad. La unidad espiritual con estas personas de ideas afines prestará al sacerdote el apoyo necesario. Luego debe dejar de mencionar el nombre del Papa Benedicto en la Misa. La solución de Dios es separarse de la estructura apostatical oficial y establecer la Iglesia de casa, siguiendo ejemplo de los primeros cristianos. Los primeros cristianos se separaron de la sinagoga y su jerarquía. Después de su confesión pública de la fidelidad a Cristo un sacerdote sincero será, así dicho “excomulgado”. De hecho, él solamente se separará de los que traicionaron a Cristo y Su Iglesia y son excomulgados por Dios (cf. Gal 1,8-9). Sólo tal sacerdote celebra la Misa válidamente. Él es miembro del Cuerpo Místico de Cristo – la Iglesia, a diferencia de los apóstatas que se hallan fuera de la Iglesia de Cristo. ¡Si estos fariseos y saduceos eclesiásticos, incluso en la hora de la muerte no se arrepienten y no se separen del espíritu del anticristo, serán condenados eternamente!

4) Los sacerdotes y fieles ortodoxos necesitan el patrocinio espiritual de la jerarquía católica ortodoxa del Patriarcado Católico Bizantino como una protección contra la presión demagógica y anticristiana por parte de la estructura apóstata.

5) Si un sacerdote se separa de la estructura, no teniendo ni el apoyo espiritual ni la unidad con los sacerdotes o la jerarquía católica ortodoxa, se encontrarará en una situación desesperada. Va a ser echado fuera de la parroquia, será difamado, quedará casi sin hogar, y en este abandono empezarán aumentar todas sus debilidades, las dependencias latentes, las infecciones del hombre viejo y ataques demoníacos. Sin embargo, si el sacerdote se une con algunos hombres católicos ortodoxos y sus familias, de tal manera para él y para las ovejas le encomendados, será creado el apoyo espiritual necesario. A continuación, no tendrá qué tener miedo de la persecución, Dios va a proteger a este pequeño rebaño.

6) Sobre el sacerdote que no se separe de la jerarquía apóstata, caerá ante el juicio de Dios corresponsabilidad para los crímenes más graves que han llenado el mundo en la actualidad. Por su silencio hipócrita o por excusas débiles la jerarquía apóstata aprueba estos crímenes contra Dios y contra la humanidad. Se trata de la presión de la ONU y la UE, que promueven anti-educación sexual, homodictadura, la justicia de menores, la adopción de los niños por los homosexuales y pedófilos, venta de los niños para los órganos, la esquizofrenia de la ideologia de género amoral, legalización de las drogas, la epidemia de SIDA, regulación de la humanidad – autogenocidio, la eutanasia. Si la jerarquía eclesial se expresase en plena autoridad y advirtiese a la humanidad, la gente podría ser protegida de la demonización y el genocidio. La culpa de estos crímenes caerá sobre cada sacerdote que crea la unidad con los apóstatas y con el espíritu del anticristo.

7) La estructura oficial seguirá cooperando con el espíritu de la muerte, que lleva al genocidio de la humanidad. El espíritu del anticristo va a desmoralizar cada vez más a los creyentes y las naciones enteras a través del clero apóstata (legalización de la pedofilia desde la edad de 10 años: ver un informe de 19 de mayo de 2011 de la Conferencia Episcopal de EE.UU., matrimonios eclesiales de los homosexuales … ). El espíritu del anticristo, el espíritu de la Nueva Era, el espíritu de la globalización de todas las religiones paganas y anticristianas causará la decadencia masiva del cristianismo. La fe salvadora quedará sólo en las pequeñas Iglesias de casas, que no dependen ni del estado ni de la jerarquía apostatical. Sus miembros de buena gana van a dar testimonio de Jesús, que está en medio de ellos, incluso a costa del martirio como los primeros cristianos.

¿Qué deben hacer los creyentes sinceros?

1) Deberían averiguar información básica sobre la situación en la Iglesia, que ha surgido debido a la elevación del espíritu de Asís – el espíritu del anticristo – sobre el altar de la Iglesia.

2) Deberían establecer en la parroquia por lo menos una comunidad viva.

3) Deberían visitar el sacerdote e instarlo que se apartase de la estructura apostatical y se uniere con ellos a la Iglesia Católica ortodoxa de catacumbas.

4) Si sacerdote no lo hace, ellos deben dejar de asistir a la Misa celebrada por él, porque los sacramentos administrados por él, ya no son válidos.

5) Si los creyentes no encuentran ningún sacerdote católico ortodoxo en entorno, la comunidad de la Iglesia de casa debe elegir un hombre devoto ortodoxo de entre ellos mismos. Después de un período de tiempo y la consulta, el Patriarcado Católico Bizantino, ordenará sacerdote a este candidato.

6) Cuando los creyentes dejarán de asistir a las Misas inválidas y hasta que no encuentren un sacerdote católico ortodoxo en entorno, es necesario que los miembros de la comunidad celebrasen el domingo viviendo el misterio de la Resurrección de Cristo y la venida del Espíritu Santo en la oración, mejor de acuerdo con el modelo de la oración interior propuesto en www.uogcc.org.

7) Los primeros cristianos tenían:

a) enseñanza apostólica,

b) las oraciones comunes,

c) la comunión fraternal,

d) la Eucaristía.

Este es el modelo para la celebración del día del Señor también para las iglesias de casa (cf. Hech 2,42).

Conclusión: ¡La hora viene, y ya está aquí, cuando un cristiano será o un mártir para el Cristo o un traidor de Cristo! ¡La retórica religiosa sobre la tolerancia (hacia la amoralidad), la unidad (con las herejías – teología histórico-crítica), el amor y la reverencia (por los demonios – Nostra aetate y Asís) es un engaño demoníaco y el crimen más grave! El 1 de mayo de 2011, Dios quitó el sacrificio perpetuo de estos traidores, criminales y mentirosos (Ap 2,2.9).

+ Elías

Patriarca

+ Metodio OSBMr                            + Timoteo OSBMr

Obispos-secretarios del Patriarcado Católico Bizantino

 

Elige lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros, porque toda la Ley en esta sola palabra se cumple: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.”

Gl 5, 13-14 (desde 16-6-2019 hasta 30-6-2019)

Reflexión sobre la Palabra de Dios