Siete paradas de oración durante el día

La Palabra de Dios dice. “Siete veces al día…” (Ps 119, 164). Tanto la tradición del Antiguo como del Nuevo Testamento presentan un ritmo de oración diario. Este ritmo fue conservado por San Pablo y por los apóstoles. De modo semejante, San Basilio enfatizó la necesidad de paradas de oración durante el día en la vida de todo cristiano. Infortunadamente, hoy en día los cristianos no tienen el ritmo del contacto con Dios.

Tras muchas oraciones y búsquedas piadosas en busca de una actualización de la tradición de la Iglesia en el momento presente proponemos el siguiente modo comprobado de oración: es una oración de siete veces al día: al levantarse, a las 9 a.m., a las 12, 3:00 p.m., a las 6 p.m., a las 9 p.m. y al acostarse. ¿Cómo debemos rezar y por qué?

 

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

“Ephphatha!” (¡Ábrete!) “Vivo según mi voluntad; soy sensual; soy acusador”.

“Maran atha!” (¡Ven, Señor!) “Jesús, Jesús, Jesús: ¡ten misericordia de mí!” (5×)

“Shema” (Escucha), Israel, ama a Dios! Jesús, mi Dios, te amo con todo mi corazón, con toda mi alma, con toda mi fuerza. Ahora pierdo mi vida por causa de Ti y el Evangelio.” (cf. Mc 8, 35)

Palabra de la vida: (un versículo de la Sagrada Escritura durante 14 días; repetido 3×)

“Desde este momento lo hago todo + en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.” (3×)

 

¿Por qué detenerse siete veces? El número 7 es simbólico pero es bueno tomarlo en la práctica. La Palabra de Dios dice que el hombre justo peca siete veces al día. Peca sobre todo por amor propio, es decir, no está en presencia de Dios y actúa solamente según sus sentimientos y su razón, que no está siempre de acuerdo con la voluntad de Dios.

Palabra de la vida actual – Gl 5, 13-14 (desde 16-6-2019 hasta 30-6-2019)

“Vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros, porque toda la Ley en esta sola palabra se cumple: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

 

Tras muchas oraciones y búsquedas piadosas en busca de una actualización de la tradición de la Iglesia en el momento presente proponemos el siguiente modo comprobado de oración: es una oración de siete veces al día: al levantarse, a las 9 a.m., a las 12, 3:00 p.m., a las 6 p.m., a las 9 p.m. y al acostarse. ¿Cómo debemos rezar y por qué?

+ En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

“Ephphatha!” (¡Ábrete!) “Vivo según mi voluntad; soy sensual; soy acusador”.

“Maran atha!” (¡Ven, Señor!) “Jesús, Jesús, Jesús: ¡ten misericordia de mí!” (5×)

“Shema” (Escucha), Israel, ama a Dios! Jesús, mi Dios, te amo con todo mi corazón, con toda mi alma, con toda mi fuerza. Ahora pierdo mi vida por causa de Ti y el Evangelio.” (cf. Mc 8, 35)

Palabra de la vida: (un versículo de la Sagrada Escritura durante 14 días; repetido 3×)

“Vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros, porque toda la Ley en esta sola palabra se cumple: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.” (Gl 5, 13-14)

“Desde este momento lo hago todo + en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.” (3×)

ORACIÓN PARA NECESIDAD URGENTE

Ella implica siete días de oración. En caso de un problema muy serio, puede ser rezada repetidamente durante siete semanas. El Espíritu Santo descendió al quincuagésimo (50º) día. El quincuagésimo año era el año de favor del Señor. “Cualquier cosa que pidáis al Padre en Mi nombre os lo concederá” (Jn 16, 23)

Descargar: ORACIÓN PARA NECESIDAD URGENTE

 formato docformato pdf

Elige lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros, porque toda la Ley en esta sola palabra se cumple: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.”

Gl 5, 13-14 (desde 16-6-2019 hasta 30-6-2019)

Reflexión sobre la Palabra de Dios