Galería de fotos

la-esencia-de-la-vida-contemplativa es-deny-yourself-take-up-your-cross-and-follow-me esta-navidad-queremos

Declaración relativa a la profesión de los obispos de Kazajistán

7 de enero de 2018

El 31 de diciembre de 2017, el arzobispo Tomash Peta, el obispo auxiliar Athanasius Schneider y el arzobispo emérito Jan Pawel Lenga publicaron una declaración en respuesta a la aprobación por parte de Francisco de las directrices pastorales emitidas por los obispos bonaerenses que degradan la Sagrada Comunión y el sacramento del matrimonio.

La declaración de los obispos de Kazajistán, así como la declaración de cuatro cardenales contra la Exhortación Amoris Laetitia —que también fue objetada por varios signatarios de la llamada “Corrección”— son un llamamiento a Francisco para que corrija sus enunciados por las cuales socava los dogmas de la Iglesia Católica.

La Bula dogmática del papa Pablo IV protege al papado contra el abuso. Si un papa ha cometido herejía, es excomulgado de la Iglesia bajo la bula dogmática Cum Ex Apostolatus Officio y las Escrituras (véase Ga 1, 8-9).

Hay una pregunta esencial a la que se enfrentan todos los obispos y sacerdotes: ¿Es Francisco un Papa válido o no?

El secreto de Fátima después de 100 años – Primera parte: Apostasía en la Iglesia

13 de octubre de 2017

Este año marca el centenario de la aparición en Fátima. ¿Qué lo precedió y qué lo siguió?

El siglo XVIII fue testigo del surgimiento de la Ilustración. La continuación de la Ilustración en el siglo XIX fue el Modernismo. En realidad, esto dio lugar a la destrucción de las verdades fundamentales del cristianismo, a la apostasía en la Iglesia.

San Pío X emitió una encíclica e impuso un juramento antimodernista. Algunos de los obispos, sacerdotes y teólogos modernistas rechazaron conscientemente esas medidas.

Después de la muerte de Pío X, el primer éxito de los masones fue la instalación del Papa Benedicto XV (G. della Chiesa, 1914-1922). Él permitió de nuevo el desarrollo del Modernismo en la Iglesia. En 1917, la Santísima Virgen apareció varias veces a los niños en Fátima, Portugal. Ella llamó al arrepentimiento. Los sucesores de Benedicto fueron los Papas Pío XI (1922-1939), Pío XII (1939-1958) y luego Juan XXIII (A. G. Roncalli, 1958-1963).

Cómo buscar el reino de Dios y su justicia en la práctica

¡Pruébalo! ¡Prueba si funciona! Pruébalo esta semana. Intenta buscar primeramente el reino de Dios. Intenta poner tu confianza en Dios, sabiendo que Él cuidará de ti así como Él cuida de las aves o los lirios (cf. Mt 6, 25-30). Intenta no servir a dos señores, sino servir a Dios. Pruébalo todo y verás que Él es realmente un Dios viviente que se preocupa por tu vida. Él te dará la luz qué hacer. Jesús está vivo. Él es el mismo ayer, hoy y siempre. Él está con ti. ¿Tienes problemas? Dáselos a Jesús. “Señor, este es mi problema. Te lo doy a Ti”. Pero dáselo a Él con fe. No le pidas sin creer que Él te escuchará. Dale tus problemas y pon absoluta confianza en Él. Él va a resolverlos y hacer milagros, porque Él es todopoderoso y Él te ama. Él está siempre con ti. Pero una cosa es necesaria: tú debes estar con Él también. Busca primeramente el reino de Dios, y Él va a resolver todos los problemas en tu vida.

¿Dónde está nuestro hogar, nuestra patria?

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis” (Jn 14, 2-3).

El cuadragésimo día después de su resurrección, Jesús sube al cielo donde Él nos reserva un lugar. Tenemos que darnos cuenta de que el cielo es nuestro hogar, nuestra patria. Por ejemplo, podemos reflexionar sobre la siguiente realidad: Vemos a Cristo en el Monte de los Olivos donde aparece a los Apóstoles y a la Santísima Virgen. Jesús les dice: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 28, 18-19). Después de eso, fue alzado y los ángeles aparecieron y dijeron: Hombres galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como lo habéis visto ir al cielo (Hechos 1:11).

¡Señor, danos Tu palabra!

El mundo entero está sufriendo una crisis de fe; somos testigos de la apostasía masiva del cristianismo. Gracias a Dios que podemos luchar por la pureza de la fe. Dios nos ha puesto en esta lucha. No estamos luchando sólo por Ucrania; Dios nos ha puesto en un campo de batalla para luchar por toda la Iglesia. Viendo cuán grande es este problema, decimos en la oración: — Oh Dios, ¿qué debemos hacer? No estamos en una posición como David contra Goliat, sino más bien como si estuviésemos con una honda contra una bomba atómica. No tenemos ninguna posibilidad. Pero confiamos en que Tú eres Todopoderoso, que vencerás en esta lucha y que llegará la resurrección espiritual. ¿Y cómo? Estamos en la oscuridad: nos enfrentamos a un problema y no vemos ninguna solución.

La situación actual es difícil. ¿Qué podemos hacer?

El diablo nos engaña y nosotros creemos esas mentiras. El espíritu del anticristo gobierna y cambia el pensamiento hasta tal punto que la gente ya no distingue el bien del mal. Nosotros literalmente respiramos este ambiente de la televisión, la música o el contacto con personas que tienen el espíritu del mundo. Por lo tanto necesitamos sacar fuerza de la oración, de una comunidad viva, de la Palabra de Dios. El diablo forma la opinión pública que no se basa en la verdad, sino más bien en una mentira, y ejerce presión sobre cada uno de nosotros. Necesitamos ser sabios y no debemos permitir que los medios de comunicación nos manipulen. Hoy los medios de comunicación están en manos de aquellos que promueven películas que conducen a la decadencia moral. Incluso el telediario manipula a la gente.

Elige lengua

Buscar

Palabra de la vida

“Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la Ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la Ley, por cuanto por las obras de la Ley nadie será justificado.”

Gl 2, 16 (desde 14-1-2018 hasta 28-1-2018)

Reflexión sobre la Palabra de Dios